NBA Playoffs: los Celtics respiran; Lakers dominan y se encuentran a un paso de “The Finals”

Celtics toman aire y siguen vivos en las finales

Una derrota más por el lado de Boston, y prácticamente estaríamos hablando ya del nuevo finalista por la Conferencia Este de la NBA y del batacazo a una eliminatoria que prometía ser de lo más disputada. El triunfo de los Celtics (117-106) enciende una serie que aun siéndole todavía desfavorable (2 a 1 en contra), revitaliza la gran diferencia: que el Estado representante del lado Este por el anillo, todavía puede ser cualquiera. Massachusetts o Florida.

Los 3 de oro

Uno ya es All-Star de por sí, mientras al otro se lo considera sólo en el papel a falta de una nominación que lo haga real y definitivo; Jayson Tatum y Jaylen Brown, números 3 de sus respectivos drafts, volvieron a demostrar lo que son: unas auténticas estrellas two-way a las que su juventud les pesa realmente poco y que no se rinden al primer ni al segundo tropezón. El sábado anotaron 25 y 26 puntos respectivamente, y fueron los encargados de ir liderando la pequeña diferencia en el marcador que esta vez los dirigidos de Brad Stevens no iban a dejar escapar, como sí sucedió en los duelos anteriores.

El triple, principal recurso ofensivo de los Heat a lo largo de todos los playoffs –más allá del poder interior de Bam Adebayo y la verticalidad de Butler o Dragic, no funcionó por el bando de los de Spoelstra, y eso implica que va a ser muy difícil de levantar. Y es que Miami concluyó el encuentro con un desastroso 27,3% desde más allá del aro (por el 34,6% de los Celtics), y aunque sus dos mejores hombres (Herro y Robinson) se combinaron para un decente 8 de 20, los demás no acompañaron en absoluto (2 de 10 de Crower, 0 de 4 de Olynyk o el 1 de 5 de Dragic como principales muestras de ello).

Sin remontada esta vez

No obstante, los Heat se han acostumbrado últimamente a estar cómodos en estos partidos. Uno por el cual empezar a poca velocidad desde el primer cuarto (31-22 en este caso) no debía suponer motivo de alarma, ya que en los dos duelos anteriores habían sido capaces de levantar desventajas de 14 y 17 puntos. Sin embargo esta vez no fue así, y con los tirones de Kemba Walker y de los dos shooting forwards de Boston cada vez que Miami trataba de apretar el acelerador, sumado a una defensa agresiva que se prolongó durante los 48 minutos, bastaron para mantener una renta que orbitó los diez puntos casi toda la velada. La tenacidad de Marcus Smart que se mostró ultra-eficiente en sus visitas a la línea (10 de 10) terminó por asegurar un triunfo imprescindible para mantener viva la llama de la esperanza.

La otra gran noticia por el lado verde, además de lo evidente de la victoria, fue el regreso por todo lo alto de Gordon Hayward, al menos en lo que a cuestión de minutos se refiere: recuperado de su esguince, Stevens no tuvo problemas en poner a su alero en cancha nada menos que 31 minutos, a los que éste respondió con 6 tantos, 4 asistencias, 3 robos y sensaciones más que buenas sobre la cancha.

Anthony Davis con un “clutch” para la historia

Eso es justo lo que hizo Anthony Davis en el segundo partido de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA ante Denver Nuggets. Con poco más de dos segundos en el tablero y un punto abajo los Lakers, el ala-pívot recibió el balón, se levantó desde la línea de tres puntos y clavó el tiro poniendo el 105-103 definitivo sobre la bocina. Los californianos estallaron de alegría. Los de Colorado quedaron anonadados.

Lo cierto es que los dirigidos de Mike Malone lo intentaron pero no pudieron. Pese a empezar bien el partido, los Lakers no tardaron en marcar diferencias para vivir en una ventaja que rondaba los 10 puntos hasta poco antes de finalizar el tercer cuarto. En ese momento los Nuggets reaccionaron y fueron limando diferencias hasta ser capaces de ponerse por delante en el periodo final. Jokic, quien acabaría con 30 puntos y 9 rebotes, metió dos canastas que colocaron un punto arriba a los suyos en el último minuto. Como ya sabemos fue insuficiente. Anthony Davis no contemplaba la derrota.

Sin duda fue la canasta de la noche, incluso puede que la de la eliminatoria, pero Davis había empezado a percibirlo mucho antes. Ante el atasco que sufrieron los angelinos en los minutos finales, el All-Star anotaría los 10 puntos finales de su equipo en lo que fue un verdadero mano a mano de genios ante Nikola Jokic. El serbio firmaría los 12 últimos puntos de los Nuggets, lo que supone la mayor racha de un jugador para acabar un partido de playoffs y ser superado sobre la bocina desde 1997.

Si La Ceja estuvo genial en la segunda mitad –hizo 22 de sus 31 puntos totales– los primeros 24 minutos del encuentro fueron propiedad de LeBron James. El Rey, viendo que su equipo no terminada de funcionar en ataque, tomó la responsabilidad para firmar 20 de sus 26 puntos finales en el primer tiempo. Aunque el banco de suplentes no estuvo demasiado bien, ambos contaron los la ayuda de Danny Green y Kentavious Caldwell-Pope, ambos con 11 puntos. Por parte de Denver el segundo máximo anotador fue Jamal Murray con 25.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *