NBA Playoffs: Lakers se imponen a Denver en el Game 1 y Heat le quita esperanzas a los Celtics

Lakers dan el primer golpe a unos desconocidos Nuggets

Al contrario que en las dos eliminatorias anteriores, Los Angeles Lakers han arrancado las Finales de Conferencia con victoria. El conjunto de Frank Vogel no solo fue capaz de vencer a los Nuggets, quienes venían de una serie infartante ante los Clippers venciéndolos en el Game 7 y haciendo historia siendo el primer equipo en remontar dos 3-1 seguidos, por un contundente 114-126. Los de Denver se vieron sobrepasados en varios tramos del encuentro, y deberán  reaccionar en el Game 2 si no quieren dejar las cosas para última hora como acostumbraron en las dos series anteriores.

Esto, sin embargo, no fue así desde el principio, pues en el primer cuarto se vivieron seguramente los mejores minutos de los de Colorado, al menos en ataque. Nikola Jokic y Jamal Murray se combinaron para un total de 20 puntos en los primeros 12 minutos, lo que haría a los de Malone marcharse al banquillo con un 36-38 favorable cuando la bocina sonó por primera vez. No obstante, los Lakers pronto acabarían con estos problemas, volviendo a demostrar su poderío defensivo y frenando la corriente ofensiva de los de Colorado.

Con Murray totalmente anulado y Jokic limitado en su individualismo (repartió solo dos asistencias), los Nuggets quedaron muy limitados en cuanto a capacidad ofensiva, y si bien ambos terminaron con 21 puntos en su haber ninguno de los dos tuvo el peso habitual en el ¿ choque. Además, lejos de encontrar respaldo en sus compañeros, vieron como solo Michael Porter Jr., quien terminó con 14 puntos y 10 rebotes, trataba de dar una mano, lo que hizo que fuera inevitable que la distancia comenzara a crecer de forma exponencial. La diferencia llegó a ser de hasta 27 puntos en el último cuarto (120-93), y aunque consiguieron maquillar el resultado los de Denver recibieron un duro golpe ante el que deberán reaccionar.

Sin defensa para Davis

La incapacidad de Denver para frenar a Anthony Davis fue otra de las razones del dominio angelino. El ex de los Pelicans se adueñó de la pintura de principio a fin, y se dedicó a hacer daño y a sumar de dos en dos prácticamente cada vez que recibía. Con 37 puntos y 10 rebotes, fue con diferencia el máximo anotador del encuentro, y demostró que sus condiciones físicas lo convierten en uno de los hombres más potencialmente desequilibrantes de la serie.

Por su parte, LeBron James se quedó en unos discretos 15 puntos, pero con sus 12 asistencias volvió a exhibir un dominio del juego quizás al alcance de nadie actualmente. Con Davis como ejecutor, el de Akron ocupó una vez más el rol de creador y generador, y reivindicó sus virtudes unas pocas horas después de ver cómo se le negaba un nuevo MVP en favor de Giannis Antetokounmpo (el griego lo consigue por segunda vez consecutiva en dos años).

Con todo, las dos estrellas no estuvieron solas, pues varios de los secundarios de la plantilla de Vogel firmaron grandes minutos. Kentavious Caldwell-Pope se fue hasta los 18 puntos, Dwight Howard logró llegar a los 13 partiendo desde el banquillo, y Rajon Rondo repartió 9 asistencias y volvió a ser clave dando un respiro a LeBron en la labor de playmaker, manteniendo así el ritmo arrollador cuando este descansaba. Fue sin duda un gran primer paso para los californianos, que se colocan ya a solo tres triunfos de volver a unas Finales de la NBA.

Los Heat ponen el 2 a 0 en unas finales increíbles

Luego de un infartante game 1, en donde la tapa de Bam Adebayo quedara en las retinas de los fanáticos de Miami, los de Florida consiguieron una nueva victoria que demuestra su gran poderío y la labor de Spoelstra. En el Game 2 de las finales de la Conferencia Este frente a Boston, por momentos pareció que los verdes igualarían la serie; ya que dominaron durante muchos minutos por más de 10 puntos. Pero los Heat tenían otros planes. Siguiendo un sistema con innumerables opciones tácticas, dieron la vuelta al marcador y fueron mejores en los instantes decisivos para vencer 106-101 y poner el 2-0 en la eliminatoria.

A los Celtics de poco les sirvió que Kemba Walker mejorara sus estadísticas con 23 puntos, o que incluso Enes Kanter regresase a la rotación a gran nivel con 9 puntos y 6 rebotes en solo 11 minutos. Miami no se puso nervioso 17 puntos abajo en el segundo cuarto ni al encajar un parcial 15-2 en el último que volvía a dejarles cinco puntos por detrás. La confianza de los Heat está por arriba. Los factores externos (lo que haga el rival) no les afecta. Además, nunca se sabe por dónde van a golpearte. Al empezar el encuentro Duncan Robinson fue un puñal; en los minutos finales Goran Dragic (máximo anotador del choque con 25 puntos) sentenció con dos enormes canastas.

Pese al gran trabajo de los dirigidos de Spoelstra, la realidad es que el encuentro estuvo vivo hasta el final. Cuando parecía que Boston bajaría los brazos, Jaylen Brown (21 puntos en total) levantó  el ritmo con dos triples, lo que unido a un error de Jimmy Butler, dio a los verdes un último tiro con tres puntos abajo. El balón fue para un inspirado Brown, quien desde la esquina erró un cómodo lanzamiento que hubiese puesto el empate. Al otro lado de la cancha, Butler anotaba dos tiros libres y cerraba un partido que definía como ‘trabajo de equipo’.

20 pérdidas de Boston

Con 2-0 abajo la situación se ha complicado enormemente para Boston. Del porqué se ven en esta posición, se pueden hacer muchos análisis, pero en las estadísticas de jueves hay un punto que pueden mejorar: las pérdidas. Mientras Miami ‘regaló’ únicamente nueve balones, ellos hicieron lo propio en hasta 20 ocasiones. Esto influyó directamente en que los Heat lanzasen 90 veces a canasta mientras que Boston se quedó en 72. 18 tiros más es una gran diferencia. Con esta y otras anotaciones sobre lo visto sobre el terreno de juego.

Discusión en el vestuario

La frustración de los Celtics al concluir el partido fue notoria. Según los periodistas que se encontraban en el partido, desde el vestuario de Boston se escucharon gritos e incluso fuertes ruidos de lo que parecía algún objeto volando. Hablaron varios jugadores, pero quien destacó sobre los demás fue Marcus Smart. Tras la pertinente ducha, Jayson Tatum (autor de 21 puntos en el partido) declaró lo siguiente. “Estamos 0-2. Estamos frustrados, pero así son los deportes de equipo. Se supone que no debes estar feliz si estás 0-2 abajo… Simplemente se trata de hablar del juego. Es genial. Ahora tengo que prepararme para el próximo partido”, sentenció.

Giannis MVP de la temporada

El internacional griego es el segundo jugador en la historia de Milwaukee Bucks en conquistar este premio tras Kareem Abdul-Jabbar. Antetokounmpo ha superado en las votaciones a LeBron James y James Harden tras completar una regular season espectacular. Además, se convierte, a sus 25 años, en el primer jugador en conquistar el MVP de la temporada y el premio al Mejor Defensor en la misma temporada desde que Hakeem Olajuwon lo lograra tras el curso 1993-94. El primer jugador en registrar dicha hazaña fue Michael Jordan en 1988.

Sus promedios han ascendido hasta los 29,5 puntos, 13,6 rebotes, 5,6 asistencias, 1 robo y 1 tapón en apenas 30,4 minutos por partido. Gracias a su liderazgo y amplio impacto en el juego, los Bucks finalizaron la temporada con el mejor balance (53-12) de toda la NBA. Recordar que las votaciones sólo han tenido en cuenta todo lo ocurrido hasta el 11 de marzo, fecha en la que se suspendió la temporada a causa del COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *