Nazareno Solís, cumplió el sueño del pibe

Tras un largo recorrido llego a convertirse en un jugador profesional. Algo que nunca imaginó.

Por Sofía Jaimez Bertazzo

Nazareno desde los  5 años recorre canchas, primero pasó por clubes de Campana. Luego llegó a Villa Dalmine, de allí a jugar en Chile y regresó para dejar marca en el ascenso argentino. El niño con ilusiones de jugar en los grandes clubes, lo pudo cumplir y logró compartir la pelota con sus ídolos. Al respecto el actual jugador de Aldosivi  dijo: “cuando uno sale del ascenso le cuesta creer que puede vivir del fútbol, es mentalizarlo y cuando llega la posibilidad, uno debe estar cien por ciento concentrado y ser responsable”.

“Llevo 21 años jugando ya”. “Me tocó debutar en 2013 y ahí arrancó mi carrera profesional”, dijo Solís con una sonrisa. Reconocido como mejor jugador de la B nacional con el premio Alumni, en 2016 se ganó su lugar. Para ese entonces ya tenía un cupo en el Club Boca Junior. Sin embargo el jugador aseguró que en Talleres tuvo su mejor rendimiento.

La mágica temporada del ascenso de la Tetera lo dejó bien parado, triunfaron siendo invictos en el campeonato y el pibe del ascenso pasó a estar en los corazones albiazules gracias a sus goles. El equipo de Kudelka lo vió crecer en poco tiempo y así también despedirse de Córdoba. “La verdad que disfrute mucho ese paso, es un recuerdo que me va a quedar para siempre”, “yo lo quiero mucho al club, lo respeto un montón” aclaró Solís y agregó que si se dan las cosas volvería.

Llego a Boca, el club de sus amores, ese del que su familia es fanática. Nazareno dijo: “uno se va encontrando con gente que admiraba mucho de chico, con la que jamás se imaginó estar”. Le tocó compartir con muchos referentes como Tevéz, Gago y los mellizos Barros Schelotto personas que nunca pensó conocer y de las que aprendió mucho con el tiempo compartido. “Debutar en la Bombonera, mas siendo hincha de boca” fue lo mejor que le pasó.

Después de varios prestamos se estableció en Aldosivi, sin embargo, “lo que va a pasar más allá del 30 de junio está por verse” remarcó Solís sobre el fin de su préstamo al Tiburón, hasta el año que viene la firma la pone Boca. Además comentó “pase un año muy lindo en Aldosivi”, “es un club muy estructurado, prolijo, serio, es gente muy trabajadora, humilde. La verdad me sorprendió para bien”. Como su futuro esta incierto no quiere sacar conjeturas, pero no niega que le gustaría quedarse y que está muy cómodo en el club marplatense.

Actualmente, las medidas que tomó la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) con respecto a cancelar los descensos lo tiene preocupado, como a tantos otros jugadores. Creen que esto perjudica los contratos y el nivel de juego. Nazareno afirmó: “A los futbolistas el tema de que no haya descensos nos condiciona un poco, estamos en contra de eso, lo hemos charlado en el equipo”. “Nosotros nos encontrábamos, con Aldosivi, en una posición comprometida y sin embargo preferíamos que los descensos sigan”. También ve muy dura la vuelta a las canchas sin público, “al fútbol argentino lo que lo caracteriza es la gente, sin la hinchada, es distinto, menos atractivo” comentó.

Acostumbrado a trabajar desde chico, pasó por varios oficios y se recibió de Técnico Electrónico. Su familia le inculcó valores que él intenta transmitir a nuevos jugadores, entre ellos a su hermano menor. Tener “disciplina, educación y respeto, es lo más importante. Más allá de ser jugador de fútbol, hay que ser, agradecido, educado, respetuoso y comprometido”  y agregó “entendí que el día que termine el fútbol uno puede trabajar de cualquier cosa”.

Reviví la entrevista con Nazareno Solís. De los comienzos al fútbol profesional y de los sueños a la realidad.

Directo de Instagram Live @golandpopcordoba
Fotografías de La Voz y Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *