Yael Oviedo y Ruth Bravo, una historia para todas

Dos de las jugadoras con más trayectoria de la Selección Argentina de Fútbol Femenino contaron una historia de compañerismo y solidaridad dentro de la cancha.

Por Sofía Jaimez Bertazzo

Yael Oviedo, comenzó practicando en su ciudad natal Concordia, Entre Ríos. Su hermana organizaba torneos en campos de tierra para que las niñas de la ciudad pudiesen jugar. El premio eran unos caramelos y la alegría de compartir una pasión.

Ruth ‘Chule’ Bravo, empezó de muy chica entrenando a escondidas. Su madre, fanática del fútbol, le permitía ir a practicar. En paralelo tenía que hacer danza, pues eso era el deseo de su padre.

“Los sueños si se cumplen” dijo Yael. Y allí están ambas jugando en la primera división de la Liga Europea y luciendo la albiceleste en torneos internacionales. Las jugadoras comenzaron desde abajo y como Chule expresó: “no llega la que mejor juega, sino que llega la que más constante es en la disciplina”. El actual técnico de la Selección, Carlos Borrello, les anunció en 2012, cuando jugaban en sub 20, que ellas iban a ser la base de la selección mayor. 

Bravo se inició en Estudiantes de la Plata, luego paso por Boca, El Tacón. Oviedo jugó en el Xeneize, Urquiza y Granada. Ahora ambas comparten campo en el Rayo Vallecano, ese club que para ellas “tiene algo diferente a la mayoría de todos los equipos”. Ambas hinchas del azul y oro, comentaron la linda experiencia que fue pasar por el club de sus amores. Oviedo expresó: “Boca es casa, soy hincha del club. La verdad jugar ahí fue un sueño cumplido. Haber ganado títulos, haber jugado libertadores con boca fue algo muy lindo. Espero en algún momento retirarme ahí”.

Yael Oviedo

Yael estuvo presente en el equipo plateado de los Juegos Panamericanos de Lima y se refirió: “fue algo muy bonito poder conseguir la primer medalla en nuestro deporte”. Además, las dos jugadoras cumplieron el sueño mundialista. Ante esto Chule aportó: “nosotras nos quedamos con la idea de abrir el camino para las que vienen. Ese mundial lo jugamos para todas. Porque nosotras estamos acá y mañana van a estar las chicas más chiquitas”. Por el cuerpo pasan sensaciones, Yael contó la suya: “cuando me paré en la cancha del PSG (Paris Saint Germain) se me vino la imagen cuando jugaba en Concordia descalza, cuando jugaba por plata, cuando tenía que hacer muchas cosas para jugar al futbol. Y ahora estoy en una de las mejores canchas del mundo, a donde juegan de los mejores jugadores del mundo. Y poder tener esta experiencia a donde llegas al vestuario y esta la ropa con tu nombre”, fue increíble para todas.

Cuando se publicó la lista de las jugadoras que disputaron el mundial, muchas quedaron fuera. Sobre esto Bravo expresó: “es difícil decir quien está para disputar un mundial y elegir esa lista de 23 jugadoras”, las chicas  “no estuvieron en el mundial, no lo disputaron, pero son parte del proceso en el que venimos trabajando”. Su opinión nació desde su vivencia, desde esa la sensación de ver los Juegos Panamericanos en su casa e igualmente sentirse orgullosa de sus compañeras.

Ruth ‘Chule’ Bravo

Hoy “lo que caracteriza a la jugadora argentina es el corazón y los ovarios que puede poner”, comento Oviedo y agregó que “en el fútbol lo que importa es el equipo”. En este sentido, Chule la subcapitana de la Selección, aportó “es fundamental que la capitana no se sienta capitana ella, sino que haga capitán al grupo, al equipo”. Cada una tiene su momento de tomar la palabra, aportar y ser escuchada. La competencia interna es muy sana y se juega por los colores.

Sin embargo, para llegar a esta oportunidad mundialista hubo un largo proceso de reconocimiento. La Federación Argentina de Fútbol (AFA) las escuchó. Desde la Copa América 2018 con la famosa foto de ‘queremos ser escuchadas’ todo cambió. Esto también se reflejó en grandes resultados deportivos. Ruth dijo: “pedimos poder dedicarnos exclusivamente a jugar al fútbol”. Actualmente lo que falta “son los 23 contratos para las jugadoras en todos los clubes”. Sin embargo “creo que hoy nos dan lo que merecemos y siempre pedimos” dijo Yael, haciendo referencia a la posibilidad de ser visibles como selección y tener el presupuesto correspondiente.

Yael Oviedo, pasó de los potreros a las canchas internacionales.  Sin embargo nunca se olvidó de donde vino y lo que significa Concordia en su vida. Actualmente es embajadora de ciudad, “hoy en día ser la referente, tanto para chicos como para chicas, en mi ciudad y que la gente me reconozca, que la gente sepa de fútbol femenino”, “es una responsabilidad pero me gusta”. Cuando era niña no tuvo una ídola mujer en el mundo de los botines,  “siempre dije quisiera ser como él” y eso es lo más significativo.

Ruth Bravo, hizo un giro de las enaguas a los botines. En su camino deportivo tuvo una lesión en la rodilla que la alejó por muchos años del campo. Ella comentó “no quería saber nada con el fútbol. Me había afectado muchísimo, sobre todo en lo psicológico”, hasta que unas amigas la incentivaron para su regreso. Hoy la jugadora tiene sus  “objetivos clarísimos”, quiere en un futuro ser entrenadora de Boca y de la selección. La salteña, oriunda de Magdalena comento que “hay un cambio de mentalidad. Cuando Salí de mi ciudad siempre tuve muchísimas críticas”, “hoy me reciben con los brazos abiertos”. Y agregó “soy la madrina de la escuela especial 501 de Magdalena y la verdad eso me da mucho orgullo”.

Para todas aquellas que seguirán su camino como futbolistas, las jugadoras dejaron un mensaje: “No tengan esa vergüenza que por ahí tuvimos nosotras”. Es importante “que se animen. No hay nada más lindo y nada más satisfactorio para una que hacer lo que ama y lo que le da tanta pasión. Como es en nuestro caso jugar al fútbol”. Porque esta historia es para todas.

Una charla imperdible, Yael Oviedo y Ruth Bravo. De los rechazos al reconocimiento y de los potreros al mundial.

Directo de Instagram Live @golandpopcordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *