Federico Lussenhoff, el gran colorado

Federico nació un 14 de enero del año 1974 en Venado Tuerto, provincia de Santa Fe. Retirado ya de la actividad profesional, el ‘Colorado’, como muchos lo conocen, tuvo mucho éxito en su vida futbolística.  

Año 1992 fue el año en el que debutó como profesional en Rosario Central. Tres años estuvo en el “Canallla”, donde gano la Copa Conmebol en el año 1995, para luego desembocar en el fútbol mexicano de la mano de los Toros de Neza. Solamente un año estuvo en dicho país y decidió volver a la Argentina. San Lorenzo fue el club donde jugó en la temporada 97/98 hasta que llegó el turno de marcharse al viejo continente. Fue España el próximo destino del Colorado, donde jugo, primeramente, en el Tenerife.  

Tres largos años estuvo en dicho club, donde ascendió, le toco descender también, pero lo más importante sin duda fue su constancia y regularidad que tuvo, lo que le permitió que el Mallorca se fije en él. El 2002 llego al archipiélago de las Islas Baleares. Los “barralets”, como se lo conoce al club, gritaron campeón en el 2003 tras conseguir la Copa del Rey, uno de los pocos títulos en la historia del conjunto español.  

Pasos fugaces por el Cruz Azul de México y Colón en Argentina, allá por los años 2004, 2005 y 2006. Hasta que llegó el tan ansiado momento de dar un salto de calidad en el fútbol argentino. Temporada 2006-2007 le tocó jugar en River Plate, donde tuvo mucha irregularidad debido a sus lesiones. Le tocó jugar mucho, pero también sus lesiones lo llevaron a dejar de ser considerado frecuentemente.

Ya con sus 30 y largos como el solía decir, Carlos Ahumada, presidente de Talleres en ese momento, lo sedujo con una propuesta magnífica para sumarse al club. Así fue, el Colorado conoció Córdoba, lugar en el cual vive actualmente, jugó en el Matador y cumplió con las expectativas que tenía la gente en él. Se hizo querer demasiado, la gente lo ovacionaba por su entrega en cada partido y hasta el día de hoy la relación es impecable.  

Uno de sus objetivos como futbolista era volver a jugar en el club que lo vio nacer: Sportivo Rivadavia de su tierra natal, Venado Tuerto. A los 18 años le tocó irse y emprender su viaje a donde el destino lo llevara, pero uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida.

Con toda su familia, amigos, hermanos, muchos conocidos y con una experiencia en la espalda el colorado jugó en el Federal C para Sportivo Rivadavia. No fue solo un simple paso, sino que tuvo la oportunidad de ascender con dicho club al Federal B y fue por eso que alargó su retiro. Aquí también vivió sus primeras experiencias como director técnico.  

Federico “el Gran Colorado” Lussenhoff, un verdadero trotamundos y de la vieja escuela de raspadores/rústicos, dejó y seguirá dejando una marca en el fútbol gracias a su entrega y a su pasión.  

Lussenhoff marcando a Ronaldo en un Malloraca vs Real Madrid.
Ping-pong de preguntas y respuestas 
1) ¿Te quedo algún objetivo o sueño pendiente en tu carrera como futbolista?  

Sueños como cualquier persona, tiene muchísimos, se plantea algunos objetivos a medida que va transcurriendo la carrera. En lo personal me hubiera gustado participar más tiempo y de manera más prolongada en la Selección Nacional, si bien cuando arranco el ciclo de Marcelo Bielsa fuí convocado en algunas oportunidades, sin duda me hubiese gustado estar mucho más tiempo.

También participar en otra liga del mundo más allá de que tuve la posibilidad de jugar en México, en España, aquí en Argentina, pero realmente estoy super agradecido por todo lo que me dio el fútbol y sería pedir demasiado.  

Participar más en la selección sin duda fue el único sueño que me quedó pendiente.   

2)  Paso exitoso en España, ni más ni menos campeón de la Copa del Rey jugando para el Mallorca… ¿que nos podés contar de tu vivencia en dicho país?    

La experiencia en la Liga de España fue fantástica, no solo por los clubes, no solo por haber ganado por única vez en la historia del Mallorca la Copa del Rey, fue realmente una experiencia de vida muy linda. Me tocó, primero, estar en Tenerife, que es en Islas Canarias, luego en Islas Baleares donde se encuentra Mallorca, lugares muy lindos, donde se vive muy bien y aparte en lo deportivo tuve muchas alegrías, coronándolo con la Copa del Rey en el Mallorca, un ascenso con el Tenerife de la mano de Rafa Benítez, uno de los mejores técnicos que tuve en mi carrera.

Algunas caídas, algunos sinsabores como haber descendido con el Tenerife para luego poder ascender. Jugar partidos contra los mejores, el Real Madrid “galáctico” donde jugaba Zidane, Beckham, Ronaldo, Figo, Raúl, Roberto Carlos, Hierro les nombró estos jugadores y es empezar a perder 5 a 0. Hhaberle ganado a ese Real Madrid en la semifinal de la Copa del Rey es un punto muy alto.  

El análisis global que hago de la Liga Española y vivir en ese país, fue realmente muy lindo y a nivel experiencias muy satisfactorio, pero por sobre todas las cosas la calidad y cantidad de rivales que enfrente en dicho país.

3) Jugaste en River en el 2007… ¿Qué nos podés contar de ese gran paso en tu carrera?   

En River tuve un rendimiento de mayor a menor. Arranque con un muy buen torneo, luego el segundo semestre tuve algunas lesiones y eso impidió que tuviera una buena performance. Ya el último semestre fue bastante duro, no pude repuntar y todos sabemos la envergadura de un club como River, lo que exige estar siempre en los primeros lugares, competir a nivel continental y ganar todos los partidos. Pero sin dudarlo fue una experiencia increíble.

Jugamos un clásico contra Boca Juniors y lo ganamos, ese recuerdo lo guardo en el corazón. Ganamos 3 a 1 con dos goles del Pipa Higuain y uno del “Tecla” Farias en cancha de River. Después jugué otros clásicos que también fueron impresionantes. 

Fue una experiencia muy linda haber pasado por una institución como River y estoy muy agradecido. 

Lussenhoff vistiendo la camiseta de River.
4) Llegaste a Talleres en el año 2008, en un momento muy complicado para el club, sin embargo, te hiciste querer mucho por el público albiazul… ¿lo sentías realmente así? ¿te sentías querido por la hinchada de Talleres?   

Por la situación que vivía Talleres en ese momento como club no fue la mejor, por los diferentes vaivenes que tenía en lo dirigencial y una crisis económica. La idea de que yo juegue en Talleres fue de Carlos Ahumada. Él tenía las intenciones de formar un “super equipo” que en algunos momentos estuvo a la altura y en otros no.

Cuando yo llegué al club siempre fui claro y dije que quería brindar lo que brinde en España, Rosario, Buenos Aires y en todos los clubes que jugué. Brindar todo al 100%, entregar lo mejor que podía y por la edad que tenía había ciertas dudas de la gente, eso lo palpaba, si el rendimiento iba a ser bueno y si iba a servir al club, pero desde el minuto uno hubo una empatía con la gente. Me sentí muy identificado.

No conocía Córdoba, me encantó a tal punto que hoy vivo en la ciudad, fue una etapa muy dura donde el club sufrió mucho, donde nosotros sufrimos situaciones lamentables de una gestión que no venía bien.

Yo siempre entregué todo y dejé todo como les comentaba, eso hizo que el cariño entre la gente y mi persona cada vez creciera más, a tal punto de que hoy en día me siento muy querido.

Obviamente hubo resultados deportivos que no se dieron en esa etapa, para mí Talleres es un recuerdo que lo guardo muy adentro mío. Me recibieron muy bien y hasta el día de hoy lo siguen haciendo cuando me ven por la ciudad o cuando asisto en algunas ocasiones al estadio.  

5) Si tuvieras que elegir uno, sin compromiso… ¿mejor técnico y mejor compañero que tuviste a lo largo de tu carrera como profesional?   

Tuve grandes técnicos. Yo siempre los divido en dos estilos: el estilo de motivación/psicológico que te llegaba más por la charla; y el otro estilo que trabaja mucho lo táctico, la esquematización, profundizaba en movimientos. Tal vez no había una relación tan cercana con el jugador, pero era un trabajo muy intenso en la parte táctica.  

De los que estaban cerca del jugador, muy próximos a tener charla con los jugadores a darle indicaciones y consejos, el mejor que tuve fue Alfio Basile, un fenómeno. Javier Clemente en España, quien dirigió mucho tiempo la selección de dicho país y te llegaba mucho con las palabras. 

Por otra parte, en lo que se refiere a los tácticos, a los esquemáticos, el mejor que tuve fue Rafa Benítez. Dirigió, después de Tenerife, al Valencia, Real Madrid, Napoli ahora está en la liga inglesa, realmente un fenómeno y un crack. Lo tuve a Bielsa, pero me hubiese gustado que me dirigiera un poco más.  

Compañeros un montón también, pero no podes profundizar una relación humana por cuestiones lógicas de años y del mismo fútbol. No estuve 10 años en un club para hacerme mejor amigo de alguien pero si tengo personas muy presentes que me ha dejado el fútbol.

Me hablo actualmente como Bonano, Chacho Coudet, Ferrari que concentrábamos juntos en River. De vez en cuando hablo con Ponzio y Gallardo, con quien jugamos juntos también y que hoy en día están pasando un momento magnífico en el club.

Con los chicos de San Lorenzo, ya retirados también tengo mucha relación, Gorosito, Rivadero, Monserrat, Galetto la gran mayoría están en Córdoba y jugamos para San Lorenzo en la categoría seniors. Uno sin duda intenta mantener la relación, intenta mantener viva esa luz ese fuego que lleva de poder compartir, más allá de haber dejado la actividad profesional, con amigos que me ha dejado el fútbol.  

6) Y por último… ¿Qué sentiste al haber jugado en el Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, teniendo en cuenta, que es tu tierra natal? 

Rivadavia es el último equipo que participe como jugador. Precisamente Rivadavia de Venado Tuerto, donde nací, donde tengo a mis viejos, tengo muchos amigos, hermanos, muchos familiares y esa fue la idea. Jugar algunos y últimos partidos en el club para que ese pibe que se había ido a los 18 años pudiera ya de grande con 30 y largos hacer algunos partidos para que ellos me vieran en la cancha.

Se dio de esa manera y realmente es otra etapa muy muy linda para ir cerrando muchas cosas. Interiormente llevaba como jugador y comenzar a saber que mi carrera en la parte profesional se terminaba.

Lo extendí un poco porque tuvimos la fortuna de ascender de un Federal C al Federal B. Me sentía en condiciones físicas muy buenas, me sentía bien para ayudar al equipo y por eso decidí alargar mi retiro. Después este mismo club me dio la oportunidad de hacer mis primeros pasos como técnico. Sin duda fue completo como cierre de jugador y un inicio muy bueno como director técnico, ni que hablar en lo mental que también fue muy positivo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *