Opinión: Fanatismos que no suman

Columna de opinión de nuestro periodista Claudio Bucci

Mauricio Caranta se convirtió en el entrenador de Instituto y esto desató la furia de los hinchas de la Gloria en las redes sociales, termómetro que siguen de cerca los dirigentes. El enojo desmedido, nace porque Caranta eligió en su momento atajar en Talleres. Los dirigentes albirrojos escucharon el proyecto que le presentó el ahora ex arquero y los convenció de ser el entrenador indicado para este momento. 

Mauricio Caranta fue el arquero de Instituto en el último ascenso a Primera División. Temperamental y dueño de una elasticidad fenomenal, fue pilar de aquella gran campaña y del paso por la máxima categoría. Luego el arquero emigraría a México y volvería al país para ser campeón de América en Boca Juniors. En el año 2016, el fútbol encontraría al hombre de Bell Ville en Rosario Central y con sus 37 años a cuestas. Es allí donde aparece Talleres en escena y le ofrece un contrato por dos años y medio y le presenta toda la estructura que tenía armada Fassi, buscando la vuelta a primera.

En sus cuatro años en Talleres, Caranta solo atajó 15 partidos pero renovó dos veces su contrato. Empezó atajando en la B nacional, pero una lesión lo marginó de un partido y allí fue que Guido Herrera tomó el lugar que casi nunca soltaría, hasta su partida. En ese proceso Mauricio se convirtió en un verdadero líder positivo. No atajaba pero era pilar de ese equipo. Aun retumba su arenga antes del partido con All Boys que le dio el ascenso al Matador. Algunos dirán que Fassi tuvo suerte, ya que su refuerzo top no jugaba, pero sumaba enormemente al plantel. Pero para Andrés Fassi, la suerte no es una opción y seguramente encontró en Caranta lo que fue a buscar.

Foto gentileza Prensa Instituto Atlético Central Córdoba

Los hinchas de Instituto destilaban bronca por todos lados. El paso por Talleres, les nublaba la vista y les tapaba los odios. ¿Acaso el fanatismo no les permitía escuchar lo que decía Caranta? Sus declaraciones eran todo lo que queremos escuchar, aquellos que soñamos un futbol mejor. ¿Puede ser que los ciegue el enojo y no puedan darse cuenta que el ex arquero es un tipo de los que no abundan en el fútbol? Caranta siempre tuvo la misma línea para declarar, tanto al final de un partido con los guantes transpirados o vestido de “civil” como acompañante del plantel.

Mauricio Caranta es un líder positivo, un estudioso y quiere poner en práctica su idea. Talleres le ofrecía la Reserva y él prefirió esperar. Tuvo la oportunidad de presentar su proyecto en Instituto y convenció a los dirigentes. El hincha debe dejar de lado la irracionalidad y el famoso “si pierde tres partidos, lo vamos a putear” para que después, llegue algún técnico de la Capital que traiga 11 refuerzos y se vayan todos por la puerta de atrás. Caranta tiene proyecto y llegada a los pibes, solo hay que dejarlo trabajar. Ascenso o fracaso no debería ser una opción, el ascenso debe ser una consecuencia del trabajo y de un proyecto.

El fanatismo para apoyar es bienvenido. El fanatismo improductivo no sirve y no suma. Y en la Gloria, llegó el momento en que todos deben sumar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *