NBA Finals: los Lakers se llevan el game 1; LeBron y AD “record breakers”

La crónica de una muerte anunciada

Quien esperaba un interesante e igualado arranque de las Finales de la NBA deberá esperar, como mínimo, al Game 2. Porque el primer partido de la serie solo tuvo un color. Más bien dos: el oro y púrpura de la camiseta de los Lakers. La franquicia angelina aplicó un duro correctivo (98-116) a los Miami Heat en el duelo que abrió una eliminatoria inédita hasta la fecha. Una seria advertencia que ahora tendrán que digerir, interpretar y contrarrestar los de Florida si quieren competirle a los de LeBron antes del game 4.

El partido dio comienzo a un ritmo muy alto en el que se empezaron a visibilizar los primeros movimientos del juego planteado por Frank Vogel y Erik Spoelstra. El técnico de Miami concentró inicialmente en Jae Crowder la defensa de Anthony Davis y se confirmó el duelo estelar entre Jimmy Butler y LeBron James.

Por su parte, el head coach angelino salió con Dwight Howard como ‘5’ pero rápidamente se vio obligado a modificar el planteamiento. Adebayo aprovechó este emparejamiento para atacar desde la pintura, organizando el juego o ejecutando el mismo. Los Lakers no respondían en defensa y las rápidas manos de Miami para cortar las líneas de pase y neutralizar los balones a la pintura les permitía responder con rápidas transiciones. Los Heat tomaron el control rápidamente y un parcial de 13-0 hizo saltar las alarmas.

Inmediatamente, Vogel situó a Davis como único hombre alto y echó mano de la segunda unidad para revertir la situación. Rajon Rondo, Alex Caruso y Kyle Kuzma dieron vida a su equipo mientras LeBron contemplaba la reacción de su equipo desde el banquillo. Caldwell-Pope redujo las distancias con dos triples consecutivas y dos faltas de Adebayo permitieron a Davis (34 puntos y 9 rebotes) deslumbrarse por ambas zonas.

El ritmo de los primeros minutos dio paso a un segundo cuarto de un mayor trabajo de desgaste y una mayor concentración. Los constantes cambios defensivos limitaban la aportación anotadora de LeBron, quien se dedicó a cumplir funciones de playmaker junto a Rondo. El propio Rondo, junto a Caruso, mantenían marcado a Tyler Herro, luego de lo demostrado por el rookie en la post-temporada. Los Lakers sumaban desde la línea de tres–un 11 de 17 en triples al descanso– mientras Anthony Davis mantenía su trabajo de desgaste en la pintura. Y con ello el dominio del rebote. Así, la insistencia de Jimmy Butler (23 puntos) y los ataques de Jae Crowder fueron insuficientes para evitar que Miami afrontara el paso por los vestuarios 17 abajo (65-48).

LeBron y AD dejando claras las cosas en la segunda parte

Los Lakers aumentaron la intensidad tras al descanso, decididos a finalizar el encuentro cuanto antes. El aro rival recibía los triples angelinos sin parar y la asfixiante defensa de Frank Vogel actuó eficientemente en la ofensiva de Miami. El técnico potenció el dominio interior con un Howard ahora sí determinante y entre LeBron James (25 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias) y Anthony Davis continuaron el asedio hasta rebasar los 20 puntos de diferencia. Los Heat no eran capaces de generar con cierta regularidad y en defensa no ofrecían resistencia. Por si fuera poco, una lesión en el pie apartó del encuentro a Goran Dragic. El mismo camino seguiría Adebayo poco después por unas molestias en la mano. En apenas unos minutos, los de Erik Spoelstra perdían a sus dos principales exponentes ofensivos.

Los Lakers, que dejaron sentenciado el juego en el tercer cuarto con ventajas de hasta 30 puntos, fueron liderados por sus estrellas LeBron James (25 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias) quien dejo detrás a Klay Thompson en triples en “The Finals” con 87, además de superar al mismísimo Michael Jordan en tiros libres convertidos con 259 y por último situándose por encima de Wilt Chamberlain con 31 dobles-dobles. Por el otro lado, Anthony Davis debutó con récord personal en sus primeras “The Finals” (34 puntos y 9 rebotes).Sin referentes de peso en la pintura, ahogados por la defensa rival, y sin dos de sus principales jugadores, Miami intentó mantener la compostura y su juego habitual mientras miraba de reojo al reloj. Por su parte, los Lakers levantaron el pie del acelerador y Vogel ofreció unos minutos de descanso a sus estrellas.

La serie es muy larga y quizá este doloroso golpe pueda ser interpretado como un pequeño paso en falso que sirva como motivación para los próximos encuentros. Los Heat tienen ahora dos frentes abiertos: qué ajustes hacer y qué ocurrirá con los jugadores tocados (Jimmy Butler también terminó con problemas físicos). Mientras tanto, LeBron James, Anthony Davis y compañía han dado el primer paso hacia el 17º campeonato en la historia de la franquicia angelina.

Espectadores de Lujo

Las grandes finales de la NBA contaron con la presencia (virtual) de grandes figuras, tales como Shaquille O’Neal, Paul Pierce, Dwayne Wade, Pau Gasol, Kareem Abul-Jabbar, James Worthy y hasta el mismísimo ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se hizo presente y dio su mensaje apoyando el movimiento “Black Lives Matter” y “I Vote”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *