NBA: un histórico boicot paraliza los playoffs

Los Bucks se negaron a jugar el ‘Game 5’ ante Orlando: boicot histórico para protestar por el tiroteo de Jacob Blake.

Este miércoles, en la previa del Game 5 de la serie de primera ronda de playoffs entre Milwaukee Bucks y Orlando Magic, ambos conjuntos terminaron confirmando un boicot (o parón) de carácter histórico. No jugarían el partido como estaba previsto. Con iniciativa total por parte de los Bucks, ambas escuadras se negaron a jugar en protesta firme por el tiroteo del ciudadano Jacob Blake, quien recibió varios disparos por parte de la policía en la localidad de Kenosha, estado de Wisconsin, el pasado domingo. Claro, el fondo de la proclama no se detiene en este hecho reciente, sino en todo el movimiento “Black Lives Matter”.

Toda esta revolución comenzó con los Bucks negándose a salir a la cancha momentos antes del citado Game 5. El equipo de Mike Budenholzer se negó a saltar a la cancha en protesta mayúscula y redonda por los recientes hechos sucedidos en Wisconsin.

Recordemos que los Bucks se alojan en el estado de Wisconsin, por lo que el ataque contra Jacob Blake les afectó de manera especial. Seguimos con la sucesión de movimientos que terminaron con el parón histórico. Los Magic estaban en ritmo normal de partido. Sin embargo, cuando se enteraron del movimiento de su rival, abandonaron la cancha a la que habían salido a calentar. Faltaban solo unos minutos para que el encuentro comenzara.

A la hora indicada en la que el choque debía iniciarse, ninguno de los dos equipos estaba sobre la cancha. Solo habían aparecido los árbitros. Milwaukee ni siquiera salió del vestuario, pese a que varios representantes de la NBA acudieron hasta el lugar para mediar en el asunto y luchar por la normalidad. Y Orlando también se declaró en huelga social. O sea, que la iniciativa había salido de manera total desde el vestuario de los Bucks. Y los Magic, al conocerla, se apuntaron a la protesta.

Rockets y Thunder también tenían previsto formar parte del boicot: no jugarían su quinto encuentro de la serie y darían continuidad a la protesta que habían iniciado los Bucks. Tampoco hizo falta que dieran el paso por sí mismos. La NBA anunció la suspensión de la jornada de este miércoles, acordando aplazar los quintos partidos también de las series Houston-Oklahoma y Lakers-Blazers. Estos encuentros, según lo comunicado por la Liga, se pospondrán.

Los jugadores y la NBA se reunirán por separado para determinar el futuro de la temporada

La temporada 19/20 está en la cuerda floja. La decisión de los Bucks de no presentarse a su partido ante los Orlando Magic ha generado un efecto domino que podría tener consecuencias mucho mayores de lo que se preveía en un inicio, ya que ahora mismo parece que los playoffs podrían no reanudarse. Para discutir la situación, los jugadores y la Junta de Gobernadores de la NBA se reunirán este jueves 27.

Jugadores y entrenadores ya estuvieron reunidos durante la noche de ayer, después de que la plantilla de Milwaukee leyera un comunicado ante la prensa y abandonara el pabellón. En dicho encuentro, hablaron sobre cuáles debían ser los siguientes pasos a tomar, y se puso sobre la mesa el debate acerca de si continuar o no la temporada, discusión que presumiblemente continuará durante la jornada de hoy. Además, varios familiares de Jacob Blake, reciente víctima de la brutalidad policial, participaron en la reunión mediante videollamada.

En dicho encuentro se consultó a los Bucks por qué habían tomado su decisión sin comunicarla a otros equipos, pero Jaylen Brown, jugador de los Celtics, salió en su defensa afirmando que no era necesario dar explicaciones y que apoyaba plenamente su decisión. Al parecer, los de Wisconsin no eran el único barajando este tipo de medidas, ya que la Asociación de Jugadores había recibido diversas consultas sobre cómo actuar en caso de querer llevar a cabo un boicot a determinados partidos.

No obstante, las informaciones apuntan a que el encuentro finalizó con la sensación de que no se sacaba nada en claro, y parece que será la reunión del jueves la que determine el futuro de la competición. Según parece, los encuentros programados para la jornada de hoy tampoco se disputarán, y hay franquicias como los Lakers o los Clippers que atentan por la suspensión de la temporada. No queda otra que esperar a ver qué decisiones se toman y qué implicaciones directas tienen las mismas.

Jamal Murray se luce y obliga un sexto juego

Jamal Murray se encargó de que la obligación de ganar se extendiera a al menos un juego más. La estrella de los de Colorado realizó un increíble partido de 42 puntos –venía de hacer 50– para mantener las esperanzas de Denver por lograr la hazaña de remontar un 3-1 en contra (ya es un 3-2).

Lo cierto es que por momentos la noche no pintaba bien para los dirigidos de Mike Malone. Los Jazz entraron mejor en el partido y antes del descanso llegaron a ponerse 11 arriba, diferencia que aumentó hasta los 15 puntos al comienzo del tercer cuarto. Fue justo ahí cuando la figura de Murray dejó en el suelo a sus rivales. El talentoso jugador de los Nuggets lograría 33 de sus 42 puntos finales en la segunda mitad para convertir lo que parecía encaminarse hacia una eliminación en una fantástica remontada.

Nikola Jokic, quien también tuvo una destacada actuación con 31 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. Además, el pívot serbio se mostró letal desde la larga distancia para firmar un excelente 7 de 11 en triples.

Totalmente insatisfechos terminaron en Utah. Tras dominar gran parte del encuentro y llegar a los últimos cuatro minutos empatados a 101, nueve puntos consecutivos de Murray abrieron una diferencia de la que no pudieron recuperarse.

Clippers destrozan a Doncic y sus Mavericks

Enorme demostración de levantar cabeza la de Los Angeles Clippers en el quinto partido ante Dallas Mavericks. Los californianos, quienes llegaban a este encuentro tras sufrir la furia de Luka Doncic, no dieron opción al esloveno arrasando con los de Texas desde el primer cuarto para finalizar la noche con un contundente 154-111 que les pone por delante en la eliminatoria (3-2).

A los Clippers les salió absolutamente todo. Hasta este Game 5 habíamos visto brillar a Kawhi Leonard (32 puntos) y a Lou Williams, pero seguían esperando que Paul George despertara. Y lo hizo. El alero All-Star realizó su mejor partido de la serie al conseguir 35 puntos con un 12 de 18 en tiros de campo.

“De una forma u otra, la burbuja se apoderó de mí. Estaba en un rincón oscuro. Es como si no me encontrara aquí. Los dos anteriores partidos fueron realmente duros”, explica George antes de señalar que tuvo que prepararse a nivel mental para el Game 5. “Entré a la cancha con la mentalidad de que estábamos en el Staples, en casa. En un pabellón lleno. Realmente tuve que mentalizarme. Creamos nuestra propia energía para mandar en este partido”. El ataque de los Clippers estuvo a un nivel imparable. Para llegar a los 154 puntos realizaron un 63,1% en tiros de campo y un 62,9% en triples.

En los Mavs no funcionó nada. Al acabar el primer cuarto perdían por 19 y en la segunda mitad la desventaja llegó a 45. Luka Doncic, que venía de dejar con la boca abierta a todo el mundo, se quedó en esta ocasión en 22 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias en 31 minutos. Al concluir el partido señaló que desconoce si Marcus Morris le pisó el tobillo a propósito durante el tercer cuarto. “No quiero hablar con él. Me está diciendo muchas cosas durante todo el partido. No quiero hablar con él. Solo tengo que seguir adelante. Como dije, todos tendrán su propia opinión. Solo espero no fuese intencional. Si fue intencional, es algo muy feo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *