Connect with us

Fútbol

La Gloria perdida

El Club de Alta Córdoba

Publicado

//

Quince años y ninguna flor. En Instituto todavía hay que pasar el invierno.

Pasó el invierno. O al menos eso dice el calendario. En Instituto esperaban que algunos brotes aparecieran luego de la poda de dos cuerpos técnicos, pero nada. Los dirigentes le confiaron el pico, la pala y el buzo a la dupla Daniel Jiménez-Claudio Sarría, convencidos de que removiendo algunas ideas y regándolas con confianza la campaña del equipo podía reverdecer.

Fue una ilusión óptica que duró algo así como una hora en el partido del lunes pasado ante All Boys. Hasta que Gustavo Villarruel, solito y solo, se perdió la posibilidad de hacer doblete y liquidar un partido que “la Gloria” le ganaba por la mínima diferencia al equipo de Floresta. Mostrando por momentos un juego interesante, sobre todo del mediocampo hacia adelante.

El resto de la historia ya se conoce: un González por aquí, un Rodríguez por allá y un Carranza que no apareció en su mejor versión. No fue de las actuaciones más cuerdas del “Loco” y eso gravitó con decisión en la suerte del elenco de “Miliki” y “Capé”. El regreso a los vestuarios, tras la cuarta derrota al hilo, encontró al Albirrojo más lejos de la lucha por los ascensos -10 puntos abajo del último clasificado al Reducido y con nueve equipos adelante- y muy cerca del fondo de la tabla de la Zona B de la Primera Nacional, con apenas tres puntos que el colista Villa Dálmine.

TERCERA OLA. La dupla Jiménez-Sarría intenta enderezar una campaña que ya tuvo como entrenadores a Mauricio Caranta y Marcelo Vázquez.

Ser o no ser

Si la única verdad es la realidad, habrá que concluir que los números no mienten y que este Instituto está lejísimo no sólo de la Liga Profesional, sino también del imaginario de su comisión directiva y de sus hinchas. Algunos se frustran y reniegan hasta sorprendidos, como si se tratara del PSG, cuando en realidad “la Gloria” nunca pasó de ser un equipo del montón. Dentro de un campeonato que representa un gran montón.

Para la conducción se probaron casi todas las fórmulas posibles: un DT debutante (Mauricio Caranta), otro con logros en la categoría (Marcelo Vázquez) y ahora dos hombres de la casa. Y nada. ¿Hay otro desenlace posible si no se entiende el resultado como producto del funcionamiento y éste como fruto de la planificación, la tranquilidad y la confianza? Ni hablar de los vaivenes a la hora del armado y el rearmado del plantel.

Tres cuerpos técnicos en seis meses no resiste ni el más mínimo análisis. Sólo Instituto, Nueva Chicago y Estudiantes de Caseros se “animaron “ a tanto en este torneo. Y así les va. Si alguien creyó que la suspensión de los descensos iba a traer estabilidad… ¡bienvenido a la locura del fútbol argentino!: 57 entrenadores ya desfilaron por los 35 equipos de la divisional. Algunos hasta sacaron “la sortija” y siguen dando vueltas con la misma ficha: Felipe De la Riva arrancó en Villa Dálmine y terminó en Defensores de Belgrano y la dupla Orsi-Pérez pasó de San Martín de Tucumán a Ferro, previo coqueteo con Belgrano que no prosperó por el costo político que -luego de la olvidable experiencia Orfila– podía acarrear la segunda apuesta fallida por un bendecido por Christian Bragarnik.

Tampoco es que dos más dos sean cuatro: “La Fragata” Almirante Brown cambió de timonel en medio del mar (Nardozza por Benítez) y hoy navega por la cresta de la ola en la Zona A. Y en el otro grupo, Barracas Central sigue firme con un relator de TV en el banco. Y con la pericia del hijo de “Chiqui” Tapia para transformar en goles todos los penales que le dan.

Quince primaveras

No es para hacer una fiesta. El 14 de mayo pasado se cumplieron 15 años del último partido de Instituto en la máxima divisional de la AFA. Desde aquel 1-1 con Vélez Sarsfield en Alta Córdoba (con “el Loco” Carranza en el arco y llamativa casaca dorada) pasaron 543 partidos. Y ninguna flor.

QUINCE AÑOS DESPUÉS. Jorge “Loco” Carranza, el actual arquero de Instituto, jugó el último partido de “la Gloria” en Primera, el 14/5/2006.

El que más cerca estuvo del regreso fue aquel equipo que dirigió Darío Franco y que tuvo como figura a un jovencísimo Paulo Dybala en la temporada 2011/2012, la que todos recuerdan por el primer y único paso de River Plate por los sinuosos caminos de los campeonatos de ascenso.

Todavía eran tiempos de conducciones personalistas. De presidentes que se creían tocados quién sabe por qué varita y que llamativamente terminaban figurando en los libros de actas como los principales acreedores del club.

Las coaliciones electorales que se alternaron en el poder en los últimos años no lograron devolverle a Instituto la gloria perdida adentro del rectángulo de césped. Y aquí también se probaron varias combinaciones.

La actual es intentar transpolar la experiencia del básquetbol al fútbol. Todo mientras se siguen haciendo malabares con la calculadora en la mano. Para alejar el fantasma del descenso económico y al menos poder seguir sacando “chapa” con aquello de “Único club grande de Córdoba que no se fue a la quiebra”. No es poca cosa. Aunque tampoco emociona demasiado.

Click to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

‘Luifa’ Artime: “Yo nunca hable de ascenso o fracaso”

El presente pirata

Publicado

//

El Presidente de Belgrano dio su opinión sobre los resultados futbolísticos del planten masculino en la Primera Nacional.

El ídolo de la ‘B’ planteo el rendimiento del equipo en términos de “protagonismo” y no de éxito o fracaso. Tras el empare 1 a 1 frente a Estudiantes de Rio Cuarto y la derrota 3 a 2 frente a Temperley el equipo de Alberdi comenzó a sentir las críticas y Artime quedó en el ojo de la tormenta.

Luifa reconoció que están jugando en una zona muy complicada, pero que aun así los resultados han sido mejor que en la temporada pasada. Aunque tal vez no sea el tan anhelado ascenso. Desde su experiencia como jugador expresó que no se vuelve loco y que la intención es seguir mejorando.

“Hace 3 años que no habíamos entrado en la Copa Argentina. Se olvidaron que salimos decimos en último campeonato de la B Nacional. Hoy estamos en la zona más difícil, con los candidatos”

A veces el fútbol también es cuestión de suerte, hay altibajos y Belgrano está en ese periodo. Hubo cambios diligénciales, un periodo largo de receso futbolístico, traspaso de varios técnicos y jugadores. Pero eso no es excusa para la hinchada pirata que carga con un tinte negativo.

Continue Reading

Fútbol

Tierra redonda

Calchín

Publicado

//

Álvarez y Martelotto, dos figuras en las marquesinas de Calchín.

El título de la nota no tiene la pretensión de marcar la cancha sobre una ancestral polémica que, dicho sea de paso, ingresó a los campos de juego en 2019. Flat Earth FC se llama el club español de Tercera División que lleva algo más de dos años pateando la redonda y la redondez. Defiende la causa del terraplanismo y tiene como uno de sus más fervientes simpatizantes a un viejo conocido del fútbol cordobés: “el Coco” Alfio Basile. Lo preside Javi Poves, un exjugador del Sporting Gijón, y su principal sostén económico es el omnipresente Grupo Pachuca de México.

Pero no todos los caminos conducen a Hidalgo (aunque a veces no lo parezca). Si tomamos por la Ruta Provincial 13 con rumbo a nuestro cercano oeste, encontraremos a 110 kilómetros de la capital cordobesa un cartel con la leyenda “Bienvenidos”, el subtítulo “La tierra de Julián Álvarez” y dos imágenes del juvenil futbolista, una celebrando un gol con la camiseta de River y otra sosteniendo la Copa América vestido de Selección. Se trata del mismísimo ingreso a Calchín, el pueblo natal del delantero al que la cátedra y el tablón (vox populi, vox Dei) señalan como el valor
más preciado de nuestras canchas en estos tiempos.

BIENVENIDA FUTBOLERA. La imagen de Julián Álvarez en un cartel que está ubicado en el ingreso a la localidad de Calchín.

El futbolista del momento

Un gol, una asistencia, una ovación. El partido que River le ganó a Argentinos Juniors el lunes pasado ratificó el gran presente del atacante cordobés, que tiene 21 años y el CV de un veterano: cuatro títulos con ‘el Millonario’, un Mundial jugado (el Sub 20 de Polonia en 2019) y otras dos vueltas olímpicas con la Sub 23 y el seleccionado mayor. Y hasta un paso por Real Madrid en una adolescencia que también lo tuvo probándose en La Bombonera.

El Estadio Kempes -el escenario donde en 2018 hizo su primer gol en la primera de River jugando un amistoso con Talleres– fue testigo privilegiado la semana pasada: en un partido que se le hizo incómodo, “la Araña” se las arregló para inquietar tres veces a la última línea albiazul y terminó inclinando la balanza a favor de su equipo en un contragolpe al que le puso el moño con un pase-gol.

Aquel jueves negro para la “T”, Álvarez no sólo dejó la sensación de ser el punto más alto de frescura en un fútbol donde la intensidad y la obediencia se promocionan como valores absolutos y la gambeta va camino a convertirse en un pecado capital. También nos generó una nostalgia prematura. Hoy se lo tironean desde España, Italia, Holanda, Alemania e Inglaterra.

El momento del futbolista

Hablando de Londres. Y de Calchín. Ningún cartel dio cuenta de ello hace 30 años, pero Germán Martelotto -otro hijo dilecto de la localidad de 3 mil habitantes del Departamento Río Segundo- hizo historia el 25 de mayo de 1991. Aquel día “el Tato” pisó el césped del viejo estadio de Wembley luciendo la camiseta “10” de Argentina y nada menos que ante el seleccionado inglés.

Se trató del primer cruce entre los equipos de ambos países luego de aquel mítico partido en México del Mundial ’86. Diego Maradona estaba suspendido por doping, aunque entonces teníamos la certeza y el consuelo de que siempre estaba. “El Cholo” Simeone salió lookeado con el “9”, un llamativo guarismo para alguien que se jactaba de entrar a la cancha con el cuchillo entre los dientes. Y al mando del elenco de la AFA estaba un
viejo conocido del fútbol cordobés: “el Coco” Alfio Basile.

La “10” para Martelotto fue una devolución de gentilezas del destino: “el Tato” le había cedido el dorsal de los talentosos al astro máximo de nuestro fútbol en aquel partido que jugó con la camiseta de Belgrano en el viejo Estadio Córdoba, apenas 10 días después de su consagración como campeón del mundo.

LAS VUELTAS DEL FÚTBOL. Martelotto con Maradona, cuando le cedió la “10” de Belgrano en 1986. Cinco años más tarde “el Tato” reemplazaría a Diego en la selección argentina.

Volviendo a Wembley…

Adentro del campo de juego, disputándose la Copa que llevaba el nombre del extitular de la FIFA Stanley Rous, había un puñado de “sobrevivientes” del célebre duelo de cinco años atrás en el Estadio Azteca: Ruggeri, Lineker, Barnes. Fue empate 2 a 2. Y aunque la letra chica del amistoso le garantizó el trofeo al dueño de casa, el festejo fue de Argentina, que en los últimos minutos remontó una desventaja de dos goles que parecía indescontable.

Martelotto jugó 60 minutos y fue reemplazado por “el Turco” Antonio Mohamed. Para el cordobés sería debut y despedida con la indumentaria celeste y blanca. “No fue mi mejor partido, pero se trató de un momento maravilloso e inolvidable”, recuerda.

“Es realmente increíble pensar que el mejor delantero del fútbol argentino sea de nuestro pueblo. Es un orgullo enorme para nosotros y sobre todo para los hinchas de River, que lo disfrutamos cada fin de semana”

Dice Martelotto sobre Álvarez.

Habla como un vecino cualquiera y un simpatizante más del Millonario el exjugador de Belgrano, Deportivo Español, Rosario Central, Deportivo Cali, Monterrey, América y… ¡Pachuca! Pura humildad. Y eso que sigue siendo el más “carteludo” del pueblo.

Continue Reading

Fútbol

¿Hasta cuándo Barracas?

Fútbol y poder

Publicado

//

No tengo la más mínima intención, de describir los partidos de Barracas Central en la Primera Nacional. Tampoco quiero enumerar los errores arbitrales, que ya son más horrores que otra cosa. No habrá en esta columna ningún dato estadístico, ni el nombre de ningún referí. Este será un escrito que solo entenderán, los que estén metidos en el tema. Me refiero a periodistas, hinchas, dirigentes y allegados. Pido disculpas si hay algún lector casual, pero no puedo detenerme en los detalles. Hay que ir al grano, al punto, sino se nos seguirán riendo en la cara.

Ya es obsceno. Todo lo que sucede en los partidos de Barracas, el único puntero del mundo entero, que casi nunca es televisado. Si, la señal que tiene los derechos de televisión de la Primera Nacional, te transmite hasta el puntero de la Primera B Metro, pero casi nunca al puntero Barracas. Mínimamente llamativo. Y si quiere un dato más curioso, el entrenador de Barracas es el relator número uno, de la cadena televisiva…pero a nadie le llama la atención. Todo normal.

Pero mientras el equipo del cual surgió Claudio Chiqui Tapia hace de las suyas a escondidas los dirigentes de la Primera Nacional duermen la siesta, o se hacen los dormidos. Hace poco, Barracas vino a Córdoba y si bien Instituto ganó, el árbitro hizo todo para robarle a la Gloria los tres puntos. Y cuando digo todo, es todo. Por suerte esa tarde ganó el fútbol. ¿Qué reacción tuvieron los dirigentes de Alta Córdoba? Le mandaron un afectuoso saludo de cumpleaños al Chiqui Tapia. Por el lado de Alberdi, como están en otra zona, sienten que no les afecta lo que haga Barracas, total acá cada uno cuida su quinta. Artime fue con Tapia, una de las primeras fotos que buscó. Nadie hace nada, todos miran para el otro lado y el show del terror continúa.

¿Por qué nadie dice nada? ¿A ningún club le interesa la transparencia del torneo? Los pocos que se enfrentaron al poder quedaron solos, abandonados y castigados. El pasado mostraba a Grondona teniendo el poder de la billetera ¿También la heredó Tapia? Nadie se le anima. Nadie quiere quedar expuesto. Claro, la revolución debería de ser de todos porque en la mayoría está el poder pero todos callan y todos acatan.

Nadie sabe a ciencia cierta si Barracas Central va a ascender, pero que tendrá su oportunidad la tendrá. Podrá jugarse en noventa minutos algún ascenso y habrá llegado ahí por un sin fin de “errores” arbitrales. Si, errores entre comillas. Mientras después, su Entrenador a cara de piedra grita en TyC “pero que viva el fútbol”, cuando es cómplice, de quienes hacen todo para matar al fútbol…

Continue Reading

Tendencias