Joana Bolling, una jugadora completa para el Elche

Desde España, la extremo del seleccionado de handball y flamante refuerzo del Elche, nos abre las puertas de su casa para charlar mano a mano respecto a sus años en el viejo continente, su familia y sus metas personales.

A sus 25 años y luego de dos años en el Aula Cultural de Valladolid, Joana fue presentada como refuerzo del Elche, último subcampeón de la liga y clasificado para la próxima edición de Euro Liga.

“El Aula fue el club que me trajo de Argentina, que confió en mi desde el primer momento y del cual me llevo muchas amistades y experiencias”, comenta Joana del club con el que hizo sus primeras armas en Europa y agrega: “Fue una decisión difícil irme a Elche pero tuve que poner todo en la balanza y creo que es un salto de calidad”.

Hace algunos años, luego de haberse puesto en varias oportunidades la piel de la selección juvenil, le llegó la oportunidad de representar al país en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, cita a la cual no pudo asistir por haberle donado un riñón a su padre, el ex jugador de básquet Elnes Bolling.

“Yo lo viví como algo súper natural, no me parecía raro lo que estaba haciendo. Recién caí en la cuenta cuando salí del quirófano, porque salía en medios de todos lados”, dice la jugadora a la vez que cuenta que le gusta hablar del tema para concientizar sobre la donación de órganos.

Me veo en un futuro en un Juego Olímpico, es el sueño de todo deportista y el mío. Ojalá pueda cumplirlo.

Al margen de su ya anecdótica no participación en Rio, Joana se ha ganado a base de esfuerzo y dedicación, el privilegio de poder seguir representando a la Argentina en las distintas citas deportivas, como el Mundial de Japón, en Diciembre de 2019. En dicho certamen, “La Garra” firmaría su mejor participación histórica en mundiales al quedarse con el 16º puesto.

Si bien el handball argentino aún no logra llegar a instancias decisivas en competencias de este calibre, Joana destaca el crecimiento de este deporte: “En Japón los rivales nos felicitaban por como habíamos crecido en ese Mundial. Eso demuestra que en el mundo nos van teniendo cierto respeto, que ya no salimos a la cancha a tratar de no perder por tanto“.

Vestir la camiseta argentina es lejos la mejor sensación del mundo. A medida que vas creciendo te das cuenta que es una gran responsabilidad pero también un orgullo inmenso

En cuanto a sus proyectos y ambiciones, asegura que prefiere pensar a corto plazo pero que sueña con llegar a jugar en ligas de primer nivel,como la de Francia. Al margen de lo deportivo cuenta le gustaría retomar su carrera universitaria y advierte que “es importante que como deportistas sepamos que no vamos a vivir toda la vida de esto, sería bueno tener un titulo como respaldo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *