Silvina D’Elía: “Me sentí Leona cuando empecé a jugar partidos importantes”

Entre idas y vueltas su corazón siempre fue celeste y blanco. Ya lleva casi 17 años dentro de la Selección de Hockey Argentina.

Por Sofía Jaimez Bertazzo

Desde sus comienzos en el Marista Rugby Club de Mendoza,  Silvina ‘la Piti’ D’Elía soñó con llegar a lo más alto.  “El club Marista es mi casa, es donde aprendí  a jugar, donde aprendí valores e hice amigas” dijo entre sonrisas. Un día Sergio ‘Cachito’ Vigil se cruzó en la vida de la jugadora y la convocó para vestir la camiseta Argentina. No solo fue su iniciador, sino que también “fue el que descubrió que tenía que jugar de defensora, porque yo jugaba de delantera” contó Silvina.

La primera etapa de su carrera deportiva en la selección, fue muy dura. Ya que al residir en Mendoza, debía viajar semanalmente en avión a Buenos Aires. Después del 2007, Silvina decide radicarse en la ciudad autónoma, ingresó al club Gimnasia Esgrima de Buenos Aires (GEBA)  y oficializó su recorrido en Las Leonas de la mano de Carlos ‘el Chapa’ Retegui.

D’Elia relató el sacrificio de llegar a un seleccionado siendo una jugadora joven del interior del país, dijó: “El entrenamiento viviendo en Mendoza era muy difícil. Estaba muy angustiada cuando tenía que viajar, porque lo tenía que hacer todos los domingos y volver todos los jueves”. Una vez que decidió vivir en Buenos Aires a sus 20 años sintió que: “estaba ganando lo que toda mi vida había soñado”, “muchas veces me sentía sola” y “creo que fue una buena decisión haberme venido”. Además agregó que le encanta el club, las canchas de agua, y que siempre se sintió cómoda en GEBA.

Una de las razones principales por la que Piti toma la decisión de mudarse, es su miedo a volar. Muchas veces no pudo subir al avión y su padre la tuvo que llevar a entrenar a la ciudad de la furia. Dos historias se unieron en un momento.  Piti y un ex combatiente de Malvinas se encontraron en  un curso que se daba para intentar superar ese miedo. El por la guerra y ella por el mundo deportivo, se vieron obligados a volar. Cuando lo llevaron  a Malvinas “Él no sabía ni a donde iba, ni porque iba” dijo D’Elía. “Él decía que quería sacarse esa sensación y ese miedo que le había dado ese vuelo. Cuando contaba se me hizo un nudo a la garganta”, “le dije que me hacía pensar que no tenía que tenerle miedo al avión”.

Esto, trae a colación que el deporte argentino no es federal, lamentablemente la mayoría las y los representantes de las diferentes provincias se ven obligados en algún momento a migrar hacia la capital del país. Silvina comentó: “El hockey no es federal en nuestro país, como casi todo”. “Yo actué en ese momento por un miedo al avión y también por una estabilidad emocional”, sin embargo, “me encantaría que la gente no tuviese que venir a vivir a Buenos Aires para jugar en el Seleccionado”. También agregó que lamentablemente “la parte estructural del hockey no es buena, ni sostiene mucho a la jugadora ni emocional, ni deportivamente”.

Con GEBA tiene más de 8 campeonatos entre la Liga Nacional y el Metropolitano. Con la Selección Argentina en febrero cumplió 250 partidos oficiales. Dentro de sus logros se encuentran medallas en Champions Trophy, la plata de los Juegos Olímpicos de Londres, las medallas panamericanas como la plata de Guadalajara y el actual oro de Lima venciendo a Canadá.

250 en la Selección Argentina, foto junto a Charo Luchetti

En medio de su carrera deportiva desacuerdos con la dirigencia la alejaron de la albiceleste dentro de la cancha y tuvo que seguir a sus compañeras desde afuera. “Extrañaba ponerme la camiseta, entrar a jugar un partido y cantar el himno”, pero “no extrañaba madrugar para entrenar tanto” dijo  Piti. En 2014 Silvina había presentado su renuncia a la Selección y regreso oficialmente en 2019. En su largo recorrido aclaró que se sintió leona cuando empezó a jugar torneos importantes, esto fue recién después de 2008.

Piti regresó con los ojos puestos en los Juegos Olímpicos para retirarse en lo más alto. La mendocina de 34 años aún no se despide de la albiceleste. “Si se juegan espero terminar ahí, con la medalla de oro colgada en el pecho”, “sería un sueño hecho realidad y el mejor cierre para mi carrera deportiva” afirmó D’Elía. Y agregó “Habíamos hecho mucho esfuerzo, estábamos muy cerca de la fecha. Yo volví el año pasado con el objetivo de Tokio”. “Que se postergue un año más es difícil”, “yo ya no tengo 20 años, entonces no es que me queda toda la carrera por delante”.

La Leona es una gran defensora del  lugar de las mujeres dentro y fuera del deporte. “Admiro muchísimo a nuestra vicepresidenta. Porque más allá de las posturas políticas, me parece que como mujer es un gran ejemplo” comentó Silvina. Ya más afianzada y con otra madurez apuesta a visibilizar todo lo que implica ser mujer  y reconoce que: “el hockey es uno de los deportes en Argentina donde las mujeres son más reconocidas que los varones, pero creo que es por el éxito”. Si los hombres tuviesen más resultados positivos seria todo diferente. “Nuestro deporte tiene grandes figuras” y “es muy exitista”. Sin embargo aclaró esas individualidades que destacan ayudan al juego y motivan a los niños y niñas a querer entrenar.

La nueva generación de Leonas combina la sabiduría de jugadoras como  Piti D’El’ia y Charo Luchetti con la juventud. Eso es algo sano para el equipo y ayuda a transmitir valores del equipo. En sus comienzos Silvina tuvo como referente a Cecilia Rognoni y siempre admiró a Luciana Aymar, Soledad García y Ayelen Stepnik, “jugadoras que lograron muchas cosas con muy poquito”. Ellas “con su forma de entrenar, de actuar, de hablar, me fueron trasmitiendo códigos y valores que eran del equipo, que eran de las leonas, que eran representativos de la camiseta argentina. Y me parece que eso siempre tiene que estar en un equipo”. Ahora es ella la encargada de continuar con la cadena. A veces la gente piensa que todo es fácil detrás de una Leona, “pero atrás de todo lo que se ve,  hay un montón de laburo, es todo lindo pero lleva mucho esfuerzo” aclaró Silvina.

Esa unión que lograron después de tantos altibajos en el equipo se vio dentro y fuera de la cancha. El oro de los Juegos Panamericanos de Lima reafirmó la superioridad de la Selección Argentina. No solo se subieron a lo más alto del podio sino que fueron elegidas como el mejor equipo de América.

 Yo creo que ese premio fue súper merecido, porque nosotras veníamos de pasar bastantes situaciones no tan lindas, no tan cómodas como equipo. A donde había habido listas, se desafectaron a jugadoras que venían hace tiempo, hubo renuncias. Como que el equipo estaba desmotivado, y creo que fue muy merecido ese premio. Porque durante los panamericanos demostramos ser un equipazo dentro y fuera de la cancha.

En un futuro se ve como entrenadora, ya experimentó con eso y es algo que le gusta. Piti comentó entre risas: “algunas compañeras me dicen que soy como la entrenadora dentro de la cancha, así que cuando deje de jugar voy a estar detrás de la línea”. Antes de terminar recordó el mundial de Rosario y dijo “fue el mejor momento que viví como deportista, lejos” y no se olvidó de su familia, esa que siempre la acompaña y la hace sentir privilegiada, “en el himno me acuerdo de ellos”.

Pienso que a partir del 2000 en Sidney con la aparición de las leonas, el hockey dejo de ser un deporte tan de élite o de clase alta. Y 10 años después con el oro del mundial, llego a lugares lugares a donde nunca pensé que iba a llegar. Como lo decía el Chapa, ese equipo era el equipo del pueblo, porque así se sintió.

Reviví la charla con Silvina ‘la Piti’ D’Elía. De los comienzos a los grandes triunfos, de las idas y las vueltas, una Leona con todas las letras.

Entrevista por Instragram Live @golandpopcordoba
Fotografías de CAH y redes de Silvina D'Elia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *