Cris Pacheco: “Mi vida es una eterna pelea por la igualdad y la diversidad”

La boxeadora cordobesa compartió una  hora en vivo por el Instagram de Golandpop. Entre mate y mate, Cris contó su experiencia, entre muchas otras cosas, su mala experiencia en Estados Unidos: “No me sorprende lo que está pasando, allá hay mucho odio por los negros y los latinos. Y también hay odios entre estas minorías. Los mexicanos odian a los cubanos, estos a los puertorriqueños y todos juntos a los yanquis que los maltratan. Los más de 30 mil muertos son en su mayoría de estas comunidades que no tienen acceso a la salud pública como nosotros. Los argentinos somos unos privilegiados en esto. El que no tiene obra social tiene hospitales nacionales o provinciales o municipales”, analizó la púgil.

Cristina Pacheco no es una boxeadora más. Desde chica practicó varios deportes antes de subir al ring. Fue voleibolista y atleta, con un profundo amor por la docencia. Actualmente se desempeña como becaria en la Municipalidad de Córdoba. Allí da clases de boxeo y ejercicios físicos y se encuentra a la espera de pasar a la planta de empleados permanentes. Además enseñó boxeo y otras actividades en el servicio penitenciario de Bower, realizando una enorme tarea social con la gente privada  de la libertad.

“Mi trabajo en la cárcel fue muy importante porque fui sparring de La Garza Funes, pero también ayudé a mucha gente que necesitaba hacer alguna actividad para reinsertarse en la sociedad cuando cumplan su pena. En esos tiempos hubo festivales de boxeo en la cárcel y yo realicé una exhibición”, destacó Pacheco, quien además se consideró una feminista y una luchadora por la diversidad sexual.

Ser feminista es pelear por la igualdad, no es contra el hombre, sino es intentar que se nos respete y que no se nos mate. Igual que la lucha por el respeto a la diversidad sexual. Si los gay y las lesbianas no molestan a nadie con su elección, por qué se los discrimina”, reflexiona.

Vengo de una familia de boxeo, sin embargo para mi papá los que tenían que boxear eran mis hermanos. Yo no conocía nada del mundo del boxeo, empecé grande.

Cristina no niega su cercanía ideológica al gobierno nacional y elogia al presidente en el medio de la cuarentena. Sostiene que Argentina es uno de los mejores países en encarar la pandemia y marca las diferencias en tiempos de neoliberalismo y falta de ministerio de salud. Aún así se lamenta no poder ejercer esa costumbre tan argentina de compartir abrazos, mates y besos.

En cuanto a lo deportivo reconoció que ha subido de peso y que eso le va a costar mucho revertirlo. “En cuarentena se come más y se entrena menos, encima las mujeres tenemos cambios  hormonales que nos dificultan más bajar de peso. No es lo mismo una chica de 18 que las que ya andamos por los cuarenta, bajar de peso. Me muevo hago ejercicios en casa, pero no es igual al gimnasio” reconoce.

Entre presente y futuro entre las cuerdas y la docencia, surge la felicidad por trabajar comentando boxeo en canal 12 y, tal vez, realizar unas cuantas peleas más; aparece la nostalgia. Esa tanguera y gaucha costumbre de traer a quienes se nos fueron y a los tiempos que no volverán. “Vengo de una familia de boxeo, sin embargo para mi papá los que tenían que boxear eran mis hermanos. Yo no conocía nada del mundo del boxeo, empecé grande. Jugaba al Voley en el polideportivo General Paz y como me veían fisicuda me preguntaban por qué no hacía boxeo. Y como en esos días había muchos ataques y abusos a las mujeres, subí al gimnasio para aprender a defenderme. Ahí empecé junto al profe Ramán Arévalo”.

La chara se hizo larga y ecléctica, pasando por todos los temas que puede abordar un ser humano tan especial como Cristina Pacheco. Una rara avis del boxeo femenino. Una persona tan especial que sería imposible presentarla tan solo como una boxeadora, sería mejor reconocerla por todas sus luchas como una “peleadora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *