Archivo de la categoría: Deporte adaptado

Leandro Pepe Céspedes: “Gracias al deporte soy quien soy, hoy en día”

Leandro Pepe Céspedes un verdadero campeón, salió cuarto en la quinta fecha nacional del torneo de Stand Up Paddle en La Florida, Rosario. Al regreso de la competencia organizada por India Paddel Surf, Leandro y su entrenador Jonatan Millán,  nos cuentan la experiencia vivida.

Después de varias negativas por parte de la organización. Jonatan Millán, logró que aprobaran la participación de Pepe en la competencia. Jonatan nos contó que las organizadoras “se quedaron mucho más interesadas en la discapacidad, que en la posibilidad que tenían de remar los deportistas de la escuela de Sup Adaptado Argentina”; a lo que el entrenador respondió que “la discapacidad no importaba sino que la idea era demostrar que podrían remar”.

Leandro Pepe Céspedes

Al final los entrenamientos sirvieron para demostrar el nivel de Leandro en la Copa India. El competidor impactó con su destreza y dejó a todos anonadados; ubicándose en el cuarto puesto de la categoría convencional de remo masculino.

Después de la largada con un ritmo parejo Leandro comienza a remar, como él dice “quemando naves”. Se ubica casi terminando la primera vuelta en tercer lugar, sigue remando peleando la delantera, en la segunda vuelta algunos competidores cometen errores y caen de sus tablas. Llegando al final Pepe se detiene para que el competidor se suba nuevamente porque “ante todo siempre está el otro”. Al frenar, la corriente lo traslada unos metros y los competidores lo pasan.  

Jonatan Millán

Él se queda con el puesto de campeón, pues  demostró ser una gran persona y un mejor deportista. “Terminé cuarto entre 50 personas, una persona que fue a pasear supuestamente” como dice Céspedes. 

La llegada implicaba ir corriendo por la arena, Pepe nos dice: “no me interesaba que me pase todo el pelotón, yo iba a terminar la carrera” y en este caso “terminar consistía en terminar esa parte caminando, para una persona que le faltan las piernas, yo la hice caminando”. 

Esta anécdota remite a los objetivos del equipo, la idea no era ganar sino demostrar que podían competir de igual a igual y terminar la carrera. El verdadero mensaje lo dio Pepe: “no nos tienen que medir por discapacidad, sino que nos tienen que medir de igual a igual, los profesores que nos acompañan no van a dejar que nos pase nada”. Así como “el otro día cambiamos el pensamiento, lloraba la gente, es mágico eso” y “lo pudimos trasmitir nosotros”, es necesario que exista una inclusión real del deporte adaptado. Pepe también interpela a los familiares: “por favor no tengan a los hijos en una burbuja, como pobrecitos o pobrecitas, déjenlos vivir y acompáñalos”. 

Por Sofía Jaimez Bertazzo

“Los sueños no tienen límites”

Por Sofía Jaimez Bertazzo

Luego del primer Campeonato Sudamericano de Surf Adaptado dos amigos y una niña empezaron a soñar. A la vuelta del viaje de Mar del Plata, planearon lo que iba a ser la primera escuela de “Sup Adaptado” de Argentina.

Punta Lara, cerca de la Ciudad de la Plata, sería el lugar elegido para dictar clases. Tenían la posibilidad de acceder a aguas abiertas en el Río de la Plata, pero al no tener olas, debían pensar en un deporte que se pudiera hacer en aguas calmas. Así decidieron que las clases iban a ser de Stand Up o Surf Paddle (SUP).

Este deporte es similar al Surf pero se practica sobre una tabla de gran tamaño, lo que permite una buena estabilidad, y a través de un remo se logra el impulso de la misma. Para que los alumnos con discapacidad puedan practicarlo, los profes diseñan y arman las adaptaciones que se montan sobre las tablas.

Los materiales de trabajo en un principio eran prestados por “La ola madre”, una tienda de la Ciudad de La Plata y a medida que fue avanzando el proyecto recibieron donativos y fueron invirtiendo en elementos propios como trajes de neopreno, chalecos, conos. Este jueves les llego la noticia de que un fabricante de México les dono una tabla para la escuela, lo cual significa un gran avance para el dictado de clases.

Los profes Jonatan Millan y Jonatan Duarte no ven esto como una salida económica sino que dictan clases por pasión y vocación. Cobran una cuota mínima que es facturada solo a los alumnos que pueden pagar, quienes no tienen la posibilidad económica asisten a clases gratuitamente.

Maian, no solo fue la inspiradora del proyecto en aquel viaje a Mar del Plata, sino que fue la primera alumna junto a otro compañero.  De ser tan solo dos y hoy son diez, algunos asisten regularmente y otros de acuerdo a su disponibilidad. No hay limitaciones de edad, ni corporales para disfrutar una tarde en el río, el ambiente está dispuesto para una integración total de parte de profesores y alumnos, son una gran “comunidad”.


La integración no es solo personal, ya que contemplan la salud como un aspecto integral “física, psíquica y espiritual”. Su propósito es que haya una conexión con el medio ambiente, social, espiritual y de género. Para esto promueven  la recolección de basura, la limpieza de la costanera y técnicas de relajación y meditación. Este espacio no solo es un lugar de formación deportiva sino que también lo es de contención y solidaridad, entre todos formaron una gran familia.

A futuro proponen llevar a los alumnos a la nueva edición del campeonato de Surf que les dio vida como escuela, como dice Jonatan Millán: “el mejor surfista en quien más se divierte” y  eso quiere lograr con los alumnos. Para el profe “las personas tenemos que soñar, porque los sueños no tienen límites”. Esta frase remite a la motivación con la que comenzaron este proyecto y es la que los guía cada vez que reciben un nuevo alumno .

FUENTE: Entrevista con Jonatan Millán, cofundador y profesor de la escuela de Sup Adaptado de Punta Lara, cerca de la Ciudad de la plata.

Facebook: https://www.facebook.com/SUP-Adaptado-816677902036146/

Instagram: https://www.instagram.com/supadaptado/

MM