Una mirada a lo que fue con Rezzonico

El ídolo académico cuenta su largo e “inesperado” camino en el fútbol  que lo consagró como referente en Córdoba.

Por Mario Celedón, Florencia Bailone y Alejo Alvarenga

Tarde nublada en la ciudad. Un bar casi vacío es testigo presencial de la entrevista. Llega a tiempo como en aquellos cruces defensivos. Saluda gentilmente, se sienta y se presta a una charla amena con una mirada a lo que fue. Ya con 40 encima, y a uno de su retiro profesional, Juan Pablo Rezzonico no se olvida cómo comenzó todo. “Fue inesperado. Tenía 17, y con mis amigos jugamos al tenis en Juniors. Éramos seis y vimos un anuncio en el diario que probaban jugadores en Universitario, fuimos y quede yo solo”, sintetiza.

Entre risas aclara haberse “retirado” al poco tiempo de empezar. “No me pusieron en una final para salir campeones. Me enferme y dejé seis meses. Estaba claro que aún no me lo tomaba en serio”, recuerda Juan.

Con mirada de agradecimiento, el defensor no deja pasar al olvido y  menciona a la “Pepona” Reinaldi, como aquel tipo que confió y lo llamó para jugar en San Lorenzo de barrio Las Flores. Un llamado que le reafirmaba de una manera u otra, que el fútbol iba a ser una de las razones de su vida.

En medio de su primera vuelta olímpica con los “Turcos”, Juan rememora aquel primer acercamiento a Nueva Italia, club que le marcaría el camino de su vida profesional. “El Negro Ramos, técnico en ese momento, me vio en la Liga y me llevó a Racing”, puntualiza. La memoria del gran capitán está llena de buenos y malos momentos. Pero si hay que quedarse con uno él no duda: “El momento más lindo de mi carrera fue el ascenso contra Central Norte en 2017. En el 2004 era un poco más inconsciente, ese gol de chilena para mí fue como quedar en paz por un error que sentí que cometí una temporada antes”, sostiene quien en cada uno de esos ascenso estampó su nombre en la red. Ahí lo tienen. Capitán y goleador en finales, razón suficiente para que su apellido sea un eco de alegría en las tribunas del Sancho por toda la eternidad.

Está claro que los gritos de campeón serán los instantes más abrazados. Pero también están los tristes, y Juan Pablo no se achica al recordar: “Estuve parado tres veces por ocho meses, con dos operaciones.  Muchas veces pensé en dejar por esa razón pero seguí adelante”, cierra el ex marcador central.

La trayectoria del cordobés se vio dividida entre Argentina y España. Una experiencia en el extranjero que atesora. “La vida en España fue hermosa. Crecí mucho. Por otra parte no me favoreció la manera en la que se buscaba jugar. Mis características no respondían a eso, igual jugué prácticamente todos los partidos de titular”.


A pesar de no tenerlo en las canchas profesionales, el ex capitán de Nueva Italia, hoy desempeña la tarea de representante. Un labor entrelazado con lo dirigencial, y ante ello va con los tapones de punta: “Actualmente se ve la diferencia entre los clubes que respiran fútbol y los que no. No digo que para ser dirigente hay que venir del fútbol, pero sí dedicarle las 24 horas”, crítica Rezzonico.

Los minutos para el final de la entrevista están contados. Pregunta de cierre. El ídolo del fútbol cordobés revalida su condición de tal, y la manda al ángulo al dejar un mensaje a quienes sueñan con ser futbolista. “Esto es difícil, estudien. Soy creyente de que uno puede mejorar en todo. Acompañen su carrera con el estudio para prepararse en la vida, nunca se sabe si se llega por eso sueñen y disfruten”, puntualiza y así la ovación cae de las tribunas de la vida, lo despiden con fervor porque lo extrañarán pisando el verde césped.

MM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s